Publicado el

ATACANDO A LAS CALORÍAS DE LA NAVIDAD

Luchar contra el exceso de calorías en navidad

Hace unos días ya que despedimos la Navidad. Los adornos navideños se han retirado o se están retirando, los villancicos ya dejaron se sonar y las flores de pascua, en su mayoría, se han vuelto mustias. Pero unos inquilinos que llegaron a estas fiestas y que se han empeñado en quedarse  a vivir con nosotros, se trata de los kilos de más, consecuencia de las comilonas familiares.

Y es que no sólo el turrón vuelve a casa por Navidad, sino que con él llegan esas calorías que una vez instaladas en forma de grasas se resisten a abandonarnos. Ya lo avisamos durante las fiestas, que había que cuidarse. Pero como la carne es débil, ahora tenemos una gran faena por delante: dieta más  ejercicio abundante. Pero no desesperes! Te ayudamos a adelgazar.

Poco a poco recuperamos la dieta

Lo ideal sería haber sabido controlarse y únicamente cometer excesos los días clave. Pero como imaginamos que esos días permitidos se han alargado y repetido en el tiempo, nuestro organismo se ha acostumbrado a ingerir un gran número de calorías, y esto trae sus consecuencias, tanto positivas como negativas.

Como negativo destacamos la evidencia: hemos engordado! La ropa nos queda más ajustada que antes, y lucimos unas extremidades más redondeadas que antes. Si eres obsesiva con las dietas, tal vez incluso te veas una incipiente papada cuando te miras al espejo. Y es posible que notes el vientre más hinchado. Tranquila.

Otro aspecto negativo de los excesos navideños es que nuestro estómago se hizo más grande y ahora le cuesta sentirse satisfecho. Sentirás avidez por lo dulce, y la dieta se te hace cuesta arriba. ¿O me equivoco? Por eso, lanzarte a la dieta exprés, además de resultar siempre un consejo contraproducente, te exigirá muchísima fuerza de voluntad.  Hay que ir poco a poco.

Pero los excesos pueden tener un aspecto positivo. Y es que si te relajaste, descuidaste la buena alimentación y la actividad física, ahora tu cuerpo retoma  el ritmo y tiene que activarse de nuevo. Recibirá menos  calorías y alimentos más sanos, eso a un plazo más o menos largo tiene que notarlo. Eso sí, frena ya los excesos de calorias!

Recuperar el ritmo normal

Te habrás acostumbrado a los platos sabrosos y contundentes. Y seguro que algunas sobras de comida te han quedado por la despensa. Algunos de estos alimentos te están permitidos y te ayudarán a tirar para adelante con menos ansiedad.

Para estos momentos son ideales las ensaladas. Una ensalada con gulas y granada es muy buena opción. Si puedes comerla de plato único, mejor que mejor. Ligera, apetecible y saludable. Luego los hidratos de carbono, como la pasta integral con calabacín y queso fresco llenará saludablemente tu estómago. Y para cenar, nada mejor que un pescado cocinado ligerito, por ejemplo un tartar de salmón y boquerones.

Adapta tus recetas con ingredientes ligeros y que tengas por casa o que te gusten más. Estarás comiendo bien, sabroso y, además, el adiós a la Navidad se te hará menos aburrido.