Publicado el

CHOCOLATE, GOLOSINAS Y DIETAS, ¿SON COMPATIBLES?

golosinas y chocolate

Si las personas somos por lo general golosas, basta que pretendamos ponernos a dieta para que nuestra ansia por las golosinas aumente vertiginosamente. Y es que imaginamos tener que renunciar al placer de llevarnos a la boca una onza de chocolate y nos ponemos malas de inmediato. En seguida nos planteamos, ¿realmente merece la pena sacrificarme tanto para conseguir un resultado pasajero en la báscula? ¿No es cierto que hay gorditas felices?  ¿Seré capaz de resistir tanto tiempo sin chocolate?

Pues para estas cuestiones las respuestas de los nutricionistas son claras: padecer de sobrepeso no está reñido con la belleza o la felicidad, sino con la salud, que es a fin de cuentas la que determina en último término que nos sintamos bien de ánimo y que, además nuestra salud se refleje en nuestro aspecto físico. Y en cuanto a lo otro, te traigo una buena noticia: no es necesario renunciar al chocolate, ni siquiera a las golosinas para conseguir tener un cuerpo diez y una salud de hierro, lo único que hay que hacer es controlarse y llevar unos buenos hábitos diarios.

Y si te quedan dudas te lo repito: el chocolate combina perfectamente con una alimentación saludable.  Aunque claro está, con condiciones y siempre compensando con una dieta basada en alimentos sanos y ejercicio físico.

Golosinas y alimentación saludable, ¿son compatibles?

Los médicos coinciden en que tomar a diario una onza de chocolate es bueno para el corazón. Mucho mejor si el chocolate es negro porque además éste es el que menos grasa tiene al estar hecho con un porcentaje de cacao más alto. El chocolate es antioxidante. Y no sólo cuida del corazón físicamente, sino también de forma metafórica, pues no sólo de pan se alimenta el hombre, sino que el alma precisa de sus alegrías para rendir con más fuerza en la vida.

Como truco para mantener la línea y no abusar de las grasas, podemos optar por tomar cuando nos apetezca un dulce de forma irrefrenable, una onza de chocolate negro. Y es que sabemos que las mujeres en especial, tenemos momentos en los que sentimos una tentación grande hacia lo dulce, por ejemplo cuando estamos cercanas a la llegada de la menstruación. Otra manera de convertir el chocolate en delicioso alimento sano, es preparar una taza de cacao bajo en grasa con leche desnatada. De este modo, estaremos tomando chocolate y siguiendo una buena nutrición.

Otras golosinas permitidas son los helados dietéticos. Aunque son mucho mejor si los preparamos en casa y los hacemos con las frutas que más nos apetezcan. Los polos de hielo tienen muy pocas calorías.

Y si somos más infantiles en el ámbito de las chuches, la gelatina light es una nuestra aliada. Sana, llena de proteínas y, además, con apenas grasas.