Publicado el

CLAVES DEL EJERCICIO ORIENTADO A BAJAR EL COLESTEROL

como controlar el colesterol

Los beneficios del deporte y los ejercicios físicos en la salud son, además de conocidos, muy notorios. La actividad física regular contribuye a fortalecer y tonificar los músculos, incrementar la energía, aumentar la autoestima, disminuir el estrés y fortalecer tanto el sistema cardiovascular como el respiratorio. Además, numerosos estudios confirman que ayuda a bajar el colesterol, un factor fundamental en la salud y el bienestar del organismo.

Rutina de Ejercicios

Con el fin centrar el objetivo en bajar el colesterol acumulado en el organismo, empezaremos por una división categórica principal de los tipos de ejercicios.

Ejercicios Aeróbicos

son aquellos que contribuyen a movilizar los depósitos grasos, mejorando la actividad y rendimiento cardiovascular y tensión arterial, entre otros beneficios. Al movilizar los depósitos de grasa, se podrá perder peso y eliminar el colesterol malo que se encuentre acumulado en el organismo. Además, estos ejercicios son muy recomendables para prevenir la ateroesclerosis. En esta categoría se encuentran los ejercicios como caminar, andar en bicicleta, nadar, correr y bailar, los que pueden realizarse tanto al aire libre como en espacios cerrados, de forma diaria.

Ejercicios Anaeróbicos

Son los ejercicios localizados que se enfocarán en el tratamiento de aquellas zonas en las que se instalaron los depósitos grasos. Entre algunos ejemplos de esta categoría encontramos: ejercicios localizados en la cintura, ejercicios para la panza, ejercicios para los glúteos y la cadera y ejercicios centrados en los brazos.

De las dos categorías mencionadas anteriormente, el tipo de ejercicio más importante para bajar el colesterol y perder peso es el ejercicio aeróbico. Lo ideal es poder complementar estos ejercicios con una dieta adecuada a las necesidades de cada personas y suministrada por un especialista médico o nutricional.

Cantidad de Ejercicio Recomendada Para Bajar el Colesterol

Las personas a menudo creen que si el ejercicio físico no les hace perder peso, tampoco les estará ayudando en otros aspectos, como bajar el nivel de colesterol. Esto es absolutamente falso ya que el ejercicio físico contribuye a disminuir los niveles de colesterol malo, independientemente del peso corporal.

La intensidad y duración del ejercicio, así como su frecuencia semanal o sesiones, dependerá de cada caso y de la constitución física de la persona. Por supuesto, hay ejercicios físicos, como salir a caminar, que pueden practicarlos casi todas las personas debido a su baja o moderada intensidad. Caminar durante una hora, con una frecuencia de tres veces por la semana, puede ser suficiente si se realiza en un buen ritmo cardiovascular. Cuando se practican ejercicios físicos más intensos, como correr, nadar o andar en bicicleta, suele ser suficiente con sólo 30 minutos, con una frecuencia de tres sesiones por semana.

El factor de mayor importancia y relevancia en este aspecto es ser constante, además de elegir una actividad que nos resulte placentera y que, tras practicarla, aumente los niveles de motivación y satisfacción. Si se decide realizar ejercicios físicos en un gimnasio, se deberá además sumar a la rutina algunos de los ejercicios anteriormente citados, ya que el ejercicio físico aeróbico es el más eficaz para combatir el colesterol.