Publicado el

LA RELACIÓN ENTRE EJERCICIOS E HIPERTENSIÓN ARTERIAL

personas mayores realizando ejercicios para combatir la hipertension

Como es sabido, la actividad física es de suma importancia cuando se quiere gozar de una buena salud y contribuir al mantenimiento de un corazón saludable. Los ejercicios cardiovasculares son de gran ayuda cuando se busca mantener una presión arterial normal y estable, sin embargo, a veces esto puede presentar algunos riesgos. Por ejemplo, si una persona tiene hipertensión, realizar un gran esfuerzo físico puede hacer que esa presión suba. El problema es que la presión alta, considerada así cuando es superior a 120/80, o hipertensión arterial es una enfermedad silenciosa, ya que no suele presentar síntomas, y puede causar problemas serios, como ataques al corazón. Por eso, a la hora de comenzar una rutina de ejercicios destinada a enfrentar este problema, es altamente recomendable la consulta previa con un médico especialista que pueda indicar los cuidados específicos a tomar, sobre todo cuando se toman medicinas.

Estudios e Investigaciones Relacionadas

Diversos estudios comprueban que llevar una rutina de ejercicios apropiada permite prevenir la presión alta o, en el caso de quienes ya sufren este problema, a mantenerla en niveles normales y estables. Fue así que, hace algunos años, la Organización Mundial de la Salud y la Sociedad Internacional de Hipertensión Arterial incluyeron, por primera vez, la recomendación de realizar ejercicio físico cardiovascular entre las medidas no farmacológicas destinadas a disminuir los valores de tensión arterial. Desde entonces, y hasta la fecha, la mayoría de los estudios coinciden en su utilidad y efectividad en el tratamiento y prevención de la hipertensión.

Ejercicios Recomendados y Rutina

De los tipos de ejercicios existentes, los aeróbicos son los más apropiados para quienes tiene presión alta. Entre ellos, los más recomendables y efectivos al momento de combatir esta enfermedad son: trotar, caminar, nadar, andar en bicicleta y esquiar (una gran alternativa para realizar en época invernal, debido a la falta de motivación hacia el ejercicio que las personas enfrentan durante el invierno). Además, estos ejercicios tienen otros beneficios relacionados con el organismo y el bienestar de las personas, como son:

  • Fortalecer el sistema cardiovascular, mejorando la circulación y utilización del oxígeno.
  • Incrementar los niveles de energía.
  • Aumentar la resistencia.
  • Fortalecer y tonificar los músculos, así como también los huesos y las articulaciones.
  • Reducir la grasa y alcanzar el peso deseado.
  •  Mejorar la autoestima y disminuir el estrés, la tensión, la ansiedad y la depresión.
  • Mantenerse relajado y dormir mejor.

Por lo general, a las personas que padecen de presión alta o hipertensión, se les recomienda empezar con rutinas de 10 a 15 minutos diarios, contabilizando un total de 5 a 6 sesiones por semana. Sin embargo, el hecho de realizar ejercicios 3 veces por semana, como mínimo, ya puede marcar una diferencia en el camino hacia el bienestar del organismo y la mejora de la calidad de vida. Con el tiempo, y a medida que se logre generar resistencia, fortalecimiento y mejoras en el estado físico, se podrá alcanzar sesiones de 30 a 60 minutos, siendo esto lo más recomendable para enfrentar la hipertensión.